Medios digitales demandan a OpenAI por infracción de derechos de autor

Los medios de comunicación Raw Story, Alternet y The Intercept demandaron a OpenAI por infracción de derechos de autor el miércoles, sumándose a un creciente coro que se opone a los métodos de la compañía de extraer contenido de Internet para entrenar su chatbot impulsado por IA.

Las publicaciones en línea han demandado a OpenAI en un tribunal federal de Nueva York en dos casos separados, alegando que el creador de ChatGPT entrenó su chatbot utilizando trabajos de periodistas protegidos por derechos de autor sin acreditarlos ni citarlos adecuadamente. Las empresas exigen una indemnización de al menos 2.500 dólares por infracción, además de pedir a OpenAI que elimine todos los elementos protegidos por derechos de autor de los conjuntos de datos de entrenamiento.

Según la demanda, The Intercept también está demandando a Microsoft, un socio de OpenAI que desarrolló su propio chatbot llamado Bing con la misma información protegida por derechos de autor.

«Es hora de que las organizaciones de noticias luchen contra los continuos intentos de las grandes tecnologías de monetizar el trabajo de otras personas», dijo en un comunicado John Byrne, director ejecutivo y fundador de Raw Story, propietario de Alternet. “Las grandes tecnologías han diezmado el periodismo. Es hora de que los editores adopten una postura».

OpenAI y Microsoft no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios. Pero en el pasado, OpenAI dijo que quería trabajar con los editores para garantizar que ellos también pudieran beneficiarse de la IA y de los nuevos modelos de ingresos. Microsoft dijo en septiembre que cubriría los honorarios legales si el uso de sus productos de inteligencia artificial por parte de los clientes causaba problemas de derechos de autor, y reiteró sus compromisos con las obras protegidas de los autores.

The Intercept tampoco respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Las demandas siguen a una presentada por el New York Times en diciembre contra OpenAI y Microsoft por motivos similares. OpenAI presentó una moción ante el tribunal el lunes para desestimar elementos clave de la demanda del Times.

La IA generativa ha aparecido en los titulares durante el último año a medida que nuevos generadores de texto e imágenes han creado textos, imágenes y vídeos cada vez más realistas o humanos. Pero también ha generado grandes preocupaciones sobre el uso de obras protegidas por derechos de autor para entrenar algoritmos de inteligencia artificial, así como su capacidad para recrear actuaciones artísticas.

La tecnología se convirtió en un gran tema para actores y escritores en las negociaciones sindicales de Hollywood el año pasado, y los autores y otros demandaron a las empresas de inteligencia artificial por sus prácticas.

Las tres publicaciones que demandaron a OpenAI el miércoles son solo digitales, lo que aumenta las apuestas, dijeron los medios en sus demandas. Citaron la Ley de Derechos de Autor del Milenio Digital, que impide la eliminación de información como el autor y el título de las obras protegidas.

«El periodismo protegido por derechos de autor de Raw Story es el resultado de esfuerzos significativos por parte de periodistas humanos que informan las noticias», dijo Roxanne Cooper, editora de Raw Story, en un comunicado. «En lugar de otorgar licencias para ese trabajo, OpenAI ordenó a ChatGPT que ignorara los derechos de autor de los periodistas y ocultara el uso de material protegido por derechos de autor».