Una ley anti-LGBTQ en Uganda está perjudicando la economía

Sentado en un sofá de su pequeña oficina, Simon Azarwagye, propietario de una empresa de viajes llamada Azas Safaris, señala los números en su computadora portátil: ayudas visuales para una historia que todavía le incomoda contar.

«¿Mira eso?» dice, señalando un gráfico marcado como «solicitudes de cotización». Representa los 89 prospectos con los que se comunicaba a principios de año. Todo el mundo había preguntado por los recorridos por los frondosos bosques de Uganda; Las expediciones cuestan alrededor de 15.000 dólares por pareja durante 13 días de avistamiento de hipopótamos y gorilas.

Eso fue antes de que el parlamento del país comenzara a debatir una de las leyes anti-LGBTQ más estrictas del mundo. Incluía una disposición sobre la pena de muerte para la “homosexualidad agravada” –definida como relaciones entre personas del mismo sexo con una persona discapacitada, VIH positiva o anciana, entre otras categorías– y criminalizaba la defensa de gays y lesbianas en público.

La noticia del proyecto de ley llegó a los titulares internacionales. El día de la firma, a finales de mayo, el presidente Biden y los líderes europeos amenazaron con sanciones que Uganda, que tiene una economía por detrás de las de Libia y Sudán, difícilmente puede permitirse. En unas pocas semanas, 60 de los 89 clientes potenciales de Azarwagye, la mayoría de ellos de Europa o Estados Unidos, cancelaron sus planes o dejaron de responder a los mensajes.

“Me engañaron”, dijo, señalando que normalmente consigue clientes que pagan en dos tercios de todas las solicitudes. “Algunos de los que hablaron conmigo me explicaron: ‘No es seguro venir a Uganda debido a esa ley’”.

Desde la aprobación de la Ley Anti-Homosexualidad de 2023, como se conoce oficialmente a la ley, ha habido arrestos y cientos de violaciones de derechos humanos que involucran a personas LGBTQ, según un informe de Convening for Equality, una coalición de grupos de defensa de los derechos humanos. Los propietarios desalojaron a personas homosexuales y transgénero, como exige la ley. Y el miedo mantiene a los pacientes homosexuales y transgénero alejados de las clínicas, quienes están obligados por ley a denunciarlos a la policía.

Más silenciosamente, la ley está cobrando un triste precio económico.

El sector hotelero está en problemas, dicen los hoteleros. Los fabricantes de textiles dicen que los compradores en Estados Unidos, Gran Bretaña y en toda Europa han cancelado pedidos, temiendo que una etiqueta «Hecho en Uganda» en una prenda sea ahora perjudicial para el negocio. Las empresas constructoras de Uganda dicen que los financieros occidentales están asustados.

«Tuvimos una reunión cara a cara con una firma de capital privado estadounidense y uno de los chicos que dirige la empresa dejó claro que tiene un problema moral con la ley», dijo Venugopal Rao, director general de Dott Services. . , una empresa de construcción en Kampala, la capital de Uganda, que recientemente obtuvo préstamos por alrededor de 100 millones de dólares. “Podríamos conseguir financiación para nuestros proyectos en Tanzania y la República Democrática del Congo. Pero no Uganda”.

La animosidad hacia los homosexuales está profundamente arraigada en este país sin litoral del este de África de 49 millones de habitantes. Una encuesta realizada en 2022 por Afrobarómetro, una red de investigación no partidista, encontró que los ugandeses eran muy tolerantes con personas de diferentes orígenes étnicos y religiosos, pero muy intolerantes con los homosexuales. Casi el 97% dijo que apoyaba leyes que criminalizan la homosexualidad, y el 94% de los ugandeses dijeron que denunciarían a la policía a un familiar o amigo gay.

Los líderes empresariales y políticos atribuyen la intolerancia de Uganda hacia las personas LGBTQ a las tendencias marcadamente conservadoras del catolicismo y el evangelicalismo que dominan el país.

«Este es un país cristiano, y especialmente los cristianos africanos tienen una visión diferente de la homosexualidad», dijo Herbert Byaruhanga, de la Asociación de Operadores Turísticos de Uganda. Estaba explicando por qué su organización no hizo lobby contra la Ley Anti-Homosexualidad ni emitió un comunicado de prensa sobre el tema. No hubo tiempo para analizar la ley antes de su aprobación, dijo, pero incluso si hubiera tenido semanas para estudiar cada palabra, la resistencia habría sido inútil porque la ley es inmensamente popular.

«No podíamos oponernos a la cultura de Uganda», dijo.

El veterano presidente del país, Yoweri Museveni, es el comodín en toda esta cuestión. Ha gobernado Uganda con una actitud autocrática durante casi cuatro décadas y, en un testimonio presentado ante la Corte Penal Internacional, fue acusado de torturar y matar a disidentes en las elecciones de 2021.

Ha argumentado públicamente que los homosexuales socavan la paz y la estabilidad y los calificó de «repugnantes» en una entrevista con CNN. Pero varios confidentes, incluido Andrew Mwenda, un periodista que también es portavoz del hijo del presidente, dicen que el presidente es principalmente un pragmático que se preocupa por el estado de la economía y odia la idea de que Uganda sea vista como un igual.

Mwenda y otros han presentado peticiones contra la ley contra la homosexualidad, con la esperanza de que los tribunales la declaren inconstitucional o la desestimen por un tecnicismo. Ha sucedido antes. En 2014, los tribunales anularon un proyecto de ley denominado “Matar a los gays” alegando que se aprobó sin el quórum requerido.

Un portavoz del presidente no respondió a los mensajes.

El Tribunal Constitucional de Uganda celebró el lunes una audiencia sobre la ley contra la homosexualidad y algunos observadores creen que la decisión podría tomarse a finales de este año o principios de enero.

«Esta es la mejor ley que el Parlamento podría haber aprobado», afirmó Mwenda. «¿Sabes por qué? Porque es tan grave que ningún tribunal pudo confirmarlo».

Más de la mitad de los 54 países de África tienen leyes antigay. Los partidarios de las leyes las ven como una forma de eliminar vestigios del dominio colonial y combatir lo que consideran las costumbres decadentes de Occidente. El día de la votación de la ley contra la homosexualidad, la presidenta del Parlamento, Anita Annet Among, proclamó: “El mundo occidental no podrá gobernar Uganda”.

Uganda tiene una ley contra la sodomía desde 1950, aprobada durante la era del dominio británico, que castiga la homosexualidad con cadena perpetua. Gran Bretaña liberalizó sus leyes de sodomía en 1967, pero en Uganda, a partir de principios de la década de 2000, los cristianos de derecha se fusionaron en una fuerza política que veía la homosexualidad como una influencia dañina en la cultura.

El movimiento anti-LGBTQ se ha calmado en Uganda desde el fin de la ley “Matar a los gays”, lamentando la pérdida y buscando una estrategia para recuperar impulso. Hace tres años, el tema empezó a entrar nuevamente en el debate nacional.

Los activistas homosexuales atribuyen gran parte de la culpa a dos grupos, Family Life Network en Uganda y Family Watch International, una organización evangélica en Gilbert, Arizona. Family Watch está dirigido por Sharon Slater, quien ha impulsado una terapia de conversión para los homosexuales y ha estado involucrada en lo que el grupo llama política «centrada en la familia» en África desde 2002.

«Los ugandeses son muy homofóbicos, pero no actuarán en consecuencia a menos que alguien los despierte», dijo Frank Mugisha, quien dirige Sexual Minorities Uganda, un grupo de derechos de los homosexuales que fue cerrado en agosto del año pasado. «Family Life Network y Family Watch han rejuvenecido el movimiento».

Family Life Network no respondió a las solicitudes de comentarios. Una portavoz de Family Watch, Lynn Allred, dijo en un correo electrónico que los oponentes del grupo «inventan cosas y esperan que periodistas de mala reputación las perpetúen». El grupo publicó en su sitio web una extensa página de “que se conozcan los hechos”, diciendo que nunca había presionado a favor de la ley contra la homosexualidad y, de hecho, estaba en contra de ella.

Mugisha dice que la renovación comenzó en el Desayuno Nacional de Oración celebrado en el Parlamento en 2020, cuando un parlamentario sugirió que se debería resucitar una ley contra los homosexuales. Poco después, comenzaron a surgir y multiplicarse en las redes sociales historias muy provocativas sobre personas LGBTQ. Un rumor infundado se repitió una y otra vez: los profesores homosexuales agredían y “reclutaban” estudiantes.

La homosexualidad pronto se convirtió en sinónimo de pedofilia. Uganda recibe miles de millones de dólares en ayuda anual y exenciones fiscales de diversas fuentes, y se anunciaron algunas acciones de represalia después de que el proyecto de ley contra la homosexualidad se convirtiera en ley. El Banco Mundial dijo que no lanzaría ningún proyecto nuevo en el país y afirmó en un comunicado de prensa que quería «proteger a las minorías sexuales y de género de la discriminación y la exclusión en los proyectos que financiamos».

A finales de octubre, el Departamento de Estado de Estados Unidos advirtió sobre los riesgos para la reputación de hacer negocios en el país. Más recientemente, amplió la lista de funcionarios ugandeses a los que se les prohíbe visitar Estados Unidos. La ayuda directa de Estados Unidos se ha reducido y está previsto que Uganda sea eliminada de la Ley de Crecimiento y Oportunidades para África el 1 de enero, que proporciona acceso libre de aranceles a los mercados estadounidenses para los países subsaharianos.

Estas medidas pretenden ser un castigo, pero algunos políticos ugandeses creen que tienen un lado positivo. Entre ellos se encuentra James Nsaba Buturo, un ex ministro de ética de 73 años de voz suave, que una tarde reciente estaba sentado en su oficina en el Parlamento con una Biblia y una copia de las reglas procesales sobre su escritorio.

“Buenos libros”, dijo.

Cree que recortar la ayuda exterior podría curar a Uganda de su perenne problema de corrupción. La lógica es esta: si entra menos dinero al país, quienes roban de las arcas públicas se lo pensarán dos veces porque las consecuencias de ese robo serán más desastrosas.

«Cuando el Banco Mundial nos amenazó me sentí muy feliz», dijo. “Lo que nos robamos a nosotros mismos vale tres veces más que lo que recibimos de otros países. Esta es una oportunidad para que pongamos nuestra casa en orden”.

Las consecuencias de la ley antihomosexual ya están pasando factura a la economía de Uganda, aunque la magnitud del dolor se hará más clara en los próximos meses. El país ha crecido de manera constante en los últimos años, dijo Corti Paul Lakuma, investigador principal del Centro de Investigación de Política Económica de Uganda. Hubo un crecimiento de dos dígitos en el producto interno bruto en la década de 2000 y un crecimiento del 6% entre 2010 y 2019. Él cree que el éxito proviene de la mejora de la infraestructura y de las medidas para privatizar el sector bancario. El país también es más seguro.

«En la década de 1980, tenías que estar en casa a las 7 de la tarde, de lo contrario te podían matar», dijo Lakuma. «Este es ahora un país de 24 horas».

A largo plazo, es optimista sobre Uganda, en parte porque cree que los tribunales anularán la ley contra la homosexualidad. Otros creen que la amenaza de sanciones y penas ha dificultado que los jueces revoquen la ley sin que parezca que han sucumbido a la presión extranjera.

De todos modos, el país ya puede servir como una advertencia para otros países africanos que están considerando leyes antigay. Un legislador keniano propuso una propuesta draconiana, pero los observadores políticos dicen que es poco probable que el Parlamento la apruebe o que pase por el relativamente independiente poder judicial del país. Y tendencias más amplias en África se están moviendo en la dirección de la tolerancia. Seis países africanos han legalizado las relaciones entre personas del mismo sexo en la última década.

Uganda corre el riesgo de convertirse en una excepción. Esto duele al Sr. Azarwagye, el dueño de la compañía de safaris que perdió negocios con la aprobación de la ley anti-gay. A principios de diciembre trasladó su oficina fuera de la ciudad, en parte para abaratar el alquiler.

«Nadie ha estado en contacto», dijo sobre los aproximadamente 60 clientes que dejaron de comunicarse con él este verano. «La mayoría de las personas que te engañan se van de vacaciones a países cercanos, como Kenia».