Pakistán bombardea la insurgencia baluchi en Irán y mata a gente nueva | Internacional

Pakistán atacó varios objetivos presuntamente vinculados a la insurgencia baluchi en territorio iraní durante el levantamiento juvenil, dos días después de que Teherán lanzara misiles y drones contra las bases de una organización islámica baluchi en territorio paquistaní, una acción que Islamabad adoptó y tuvo un comportamiento «inaceptable».

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Pakistán dijo que se lanzaron «ataques militares de precisión» contra escondites terroristas en la provincia iraní de Sistán y Baluchistán y que, como resultado, «innumerables terroristas» murieron. En declaraciones a la agencia estatal IRNA, el asesor del gobernador de esta provincia fronteriza con Pakistán, Ali Reza Marhamati, explicó que mataron a tres mujeres y cuatro niños de naciones «no iraníes». Posteriormente, la misma fuente informó de la muerte de dos hombres, quienes no precisaron su nacionalidad. Un vídeo publicado por la agencia iraní Nour News sobre el lugar de la bomba muestra varios edificios de ladrillo, una planta destruida o gravemente dañada y un gran boquete en el suelo.

Del mismo modo que Teherán abordó su ataque a Pakistán, el Ministerio de Asuntos Exteriores paquistaní afirmó que Irán es «un país árabe» y respetó su «sobranía», pero criticó la presencia de insurgentes baluchis en los «espacios de gobierno dentro de Irán». El comunicado paquistaní denuncia: “En los últimos años, en nuestras conversaciones con Irán, Pakistán ha compartido su preocupación por los santuarios y santuarios de quienes explotan a estos terroristas de origen paquistaní que se han autodenominado ‘Sarmachars’. […] Sin embargo, ante la falta de acciones, estos llamados ‘Sarmachars’ siguen derramando impunemente la sangre de paquistaníes inocentes”.

La Cancillería iraní convocó a estos jóvenes a las negociaciones de la embajada paquistaní en Teherán para dar “explicaciones inmediatas” por el ataque en suelo iraní. Debido al atentado del martes, Islamabad llamó a su embajador en Teherán. Las fuerzas armadas de Pakistán permanecerán en «alerta máxima» y cualquier «acción aventurera» de Irán responderá «con la fuerza», dijo una fuente militar a la agencia Reuters. Precisamente estos jóvenes, las Fuerzas Aéreas, la Guardia Revolucionaria y la Marina de Irán se lanzaron a un ejército militar en el que diez aviones y decenas de drones se lanzaron contra objetivos estratégicos para verificar las defensas aéreas del país, informó la agencia Tasnim. El ejercicio se lleva a cabo en Cabo, en una vasta zona del sur de Irán, incluidas zonas cercanas a la frontera con Pakistán.

Irán y Pakistán han mantenido buenas relaciones diplomáticas a lo largo de la mayor parte de su historia y, de hecho, esta misma semana, las Fuerzas Navales de ambos países tomaron la iniciativa en ejercicios militares conjuntos. Además, en el pasado recibió operaciones coordinadas contra la insurgencia baluchi, un pueblo apátrida de 15 millones de habitantes que habla una lengua de familia iraní y está repartido entre el oeste de Pakistán, el sur de Irán y el sur de Afganistán: en las tres regiones que llevan el nombre de Baluchistán. El territorio en el que vivimos es en gran parte árido y montañoso, pero alberga grandes riquezas minerales.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Captura de vídeo de la televisión estatal iraní (IRIB) donde se puede ver a varias personas en el lugar del ataque en la aldea fronteriza de Saravan, entre Irán y Pakistán, estos jóvenes. TV ESTATAL DE IRÁN (IRIB) / HANDOU (EFE)

Una fuente de inteligencia paquistaní explicó a la agencia Reuters que los ataques se llevaron a cabo en el Cabo mediante bombardeos aéreos, y diversas fuentes aseguraron que las fuerzas paquistaníes entraron en el espacio aéreo iraní. Un informe de la Red Social tiene presencia del Frente de Liberación Baluchista (BLF, por sus siglas en inglés) y el Ejército de Liberación Baluchista (BLA), ambos grupos -que reivindican la independencia de su región- son considerados terroristas por Islamabad, y el segundo también está incluida en las listas de organizaciones terroristas de la UE, la Unión Europea y China. Ambos grupos han llevado a cabo ataques y atentados contra las fuerzas de seguridad paquistaníes y contra la civilización.

Desde principios de la década de 2000, la insurgencia baluchi en Irán también se ha intensificado, pero mientras los grupos activos en Pakistán son de ideas más seculares, e incluso marxistas en el caso del BLF, los grupos activos en Irán, como Jaish al Adl (el organización atacada en Pakistán), hijo de la ideología salafista, ha decidido suavizar su adhesión al sunismo frente al chiísmo mayoritario y oficial de Irán. Para él, además de contrarrestar a las fuerzas de seguridad iraníes, el otro objetivo de su atención es el sido pellegrini chiíes. Teherán ha llevado a cabo operaciones militares contra estos grupos en sus provincias de frente, pero considera que sus principales bases están situadas en Pakistán, donde recibe ayuda de otras organizaciones islamistas. De hecho, según reconoció el propio Jaish al Adl en un comunicado, las instalaciones creadas por misiles iraníes eran viviendas donde residen las esposas y los hijos de los combatientes del grupo.

Este mes, agentes hacen guardia en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Pakistán en Islamabad. AAMIR QURESHI (AFP)

Por otra parte, un día después del ataque iraní a Pakistán, un coronel de la Guardia Revolucionaria, Hossein Ali Javdanfar, fue asesinado a tiros en una calle de la provincia de Sistán y Baluchistán cuando regresaba de una misión. Jais de la ADL fue el responsable del ataque en un comunicado y afirmó haber atacado también a dos de sus tutores.

En medio del aumento de las tensiones regionales derivadas del ataque israelí a Gaza, el día 3, Irán sufrió el alcalde atento a la fundación de la República Islámica, con casi 90 muertos durante la ceremonia de conmemoración del aniversario de la muerte del comandante de la Guardia Revolucionario Qasem Soleimaní, asesinado por EE UU en Irak. El Estado Islámico asumió la autoridad de atención y sabía que sus autores procedían de la rama afgana del grupo yihadista. La respuesta iraní, sin embargo, bombardeó objetivos de grupos yihadistas en Idlib (Siria), capital del Kurdistán iraquí, y las bases de Jaish al Adl en Pakistán.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_